Gracias, madre.

Muchos se empeñan en que sus hijos toquen el violín, porque es muy bonito, o el piano, porque suena muy bien, incluso el clarinete porque es mucho más liviano
Sin embargo, mi madre supo ver en mí el brillo que irradiaban mis ojos cuando por primera vez vi este traje, sabiendo que, eligiera la trompeta, el tambor o la corneta, aquí, justamente aquí, es donde iba a ser verdadera y extremadamente feliz.
Gracias madre por ayudarme siempre a elegir la opción más correcta.
 
Feliz día de la madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar